Humanos sin recursos

seleccion_personal

El valor mas importante en nuestra compañía es:

  1. La marca
  2. Nuestra experiencia
  3. La confianza de nuestros clientes
  4. Nuestra reputación
  5. Nuestra logística y protocolos de actuación

Seguro que muchas compañías están de acuerdo con cualquiera de las opciones como atributo o factor principal que determina a la compañía, pero no olvidemos que para conseguir cualquiera de dichas opciones es necesario el factor que si es el verdadero motor del cambio y de consecución de metas: las personas.

Conozco pocas compañías que verdaderamente consideran a los empleados como su primer cliente, es decir, son importantes los resultados, las ventas, las cuentas de explotación, las utilidades, etc, pero parece que se nos olvida que todo ello depende de una fuerza aparentemente inerte y que va a la deriva como es el personal de la compañía.

Es tan bien muy anecdótico la forma de proceder para gestionar los recursos humanos y en especial los procesos de reclutamiento. La empresa escribe una especie de carta a los reyes magos donde pide que sus nuevos empleados tengan las características a,b,c,d,… y se lanzan al mercado laboral a la búsqueda de dichos perfiles. Obviamente las personas cada día están mas y mejor preparadas y no es demasiado difícil encontrar el candidato que cumple con todos esos requerimientos a modo de checklist (salvo contadas excepciones de algunos puestos muy concretos), pero sin embargo, cada dia las rotaciones de empleados, la insatisfacción es algo creciente, que hemos hecho mal, si se supone que hemos elegido al candidato ideal y ha pasado por todos los filtros y pruebas que hemos querido someter.

La respuesta es sencilla, aunque la solución no lo es tanto. Seleccionamos a humanos para puestos y no a humanos para ser humanos dentro de un ecosistema humano que es en resumidas cuentas lo que es una empresa. Es posible que el candidato se ajuste a la compañía, a sus valores, a sus estrategias, a su filosofía, pero ocurre lo mismo con la compañía?. Normalmente no. Lo que se hace al contratar a una persona es absorber su talento, tus habilidades por una mera transacción económica disfrazada de beneficios, extras, incentivos, y todos los elementos disponibles para una contra prestación y compensación por los servicios prestados. Pero no olvidemos que vivimos en un mundo emocional y humano y eso no tiene demasiado que ver con el dinero. La compañía si adquiere un talento, un “mirlo blanco” debe ser capaz de asumir sus peculiaridades, conocerlas, estudiarlas y aprovecharse de ellas como un valor condicional para que dicho empleado se sienta involucrado en la compañía por algo mas que un salario.

EDIFI_0

Obviamente la proyección del puesto es importante, pero solo si esta alineada con el empleado y no con la estrategia de la compañía. Encontrar ese punto de equilibrio es una fisura demasiado grande existente hoy en dia en la performance de los recursos humanos de cualquier compañía. No olvidemos lo básico, humanos para humanos en un entorno humano. Si conseguimos esa percepción, la fuerza motora que impulsa dicho sentimiento se convierte en el mayor potencial de creatividad, innovación, esfuerzo y compromiso que una compañía puede  desear.

Anuncios

La esclavitud del siglo XXI

esclavo tecnologico2

Vivimos en la era de la tecnología, donde los avances ciberneticos cada día son mas notorios y palpables. Disponemos de dispositivos cada día mas pequeños y con mayor potencia y funcionalidad. Disponemos de Internet, de las redes sociales para comunicarnos y eso nos hace cada día mas felices…felices o mejor dicho ciber-dependientes.

No conocer Internet, no saber desenvolverse con un teclado real o virtual es síntoma de analfabetismos. No tener wasap, facebook, email, etc, significa que eres un ermitaño que vive aislado en una montaña a la que nadie se quiere acercar y mucho menos nadie se va a comunicar contigo.

Los avances sean del tipo que sean son buenos siempre y cuando existe una racionalidad y una humanidad en dicho proceso de adopción por parte del consumidor.

Nuestra realidad es que la tecnología va muchos metros por delante de nosotros. Algo moderno y novedoso hoy es algo obsoleto al mes siguiente, eso supone un continuo esfuerzo por reciclarnos intelectualmente y tecnológicamente.

Por desgracia, hemos otorgado demasiado poder a la tecnología, dispositivos wireless, Internet, etc. Quedarnos sin batería en nuestro teléfono movil supone casi quedarse sin respiración. No recibir un wasap o un email nos hace cuestionarnos de que no estamos en el mundo en el que todos estan.

esclavo tecnologico

Cuidado con seguir otorgando ese grado de dependencia. La tecnología y los avances son buenos pero solo si somos nosotros los que mantenemos nuestra autenticidad como personas, como individuos y no le otorgamos mas poder que el estrictamente necesario a dichos dispositivos. Tenemos que verlos como herramientas para nuestros fines y no como un fin en si. Cuando esto ocurre perdemos nuestra identidad, incluso nuestra esencia como humanos, esos mismos humanos que se comunicaban con señales de humo en la antigüedad y que de seguro disponen de mayor autenticidad que muchos de nosotros hoy en día. Pero hay que estar en la ola de la modernidad, hay que estar pendiente del “trending topic” correspondiente, hay que generar información virtual y compartirla. Como digo, todo eso es positivo, pero si se hace con la mesura y con la orientación correcta. La orientación debe mantener el carácter humano y emocional y no solo un hecho puntual de una transacción comunicacional porque toca, porque es la moda o porque sino lo hago no  existo. Tecnología si, pero personalidad y autenticidad por parte de las personas que la gobiernan, usan y disfrutan también.