Principio de Propagacion – Expansion 2.0

interactividad 2.0

Lo queramos o no  vivimos interdependientes de Internet y de las nuevas tecnologías. Todos esos dispositivos wireless condicionan nuestra forma, manera y capacidad de relacionarnos con el entorno y las personas.

Ya no existen fronteras para la libertad de expresión (salvo casos puntuales). Cualquier pensamiento, idea o mensaje tiene una capacidad de propagación y expansión infinitas, ya que no solo se trata de que miles de personas lo escuchen, estamos en el punto en que recibimos feedback y reciprocidad casi al segundo.

Nunca ha sido tan fácil comunicarse. Disponemos de las autopistas de la información, que mas que autopistas parecen agujeros en el espacio tiempo donde antes de que nuestro corazón lata ya hemos impactado en la otra parte del mundo.

La nueva forma de comercializar productos dispone de esta herramienta para dar a conocer productos y servicios o para adquirir información. En la prehistoria de la información, es decir, finales del siglo XX, teníamos la limitación física y espacial para dar rienda suelta a la propagación de un mensaje. Todo estaba acotada y delimitado por el correo postal de toda la vida, y la difusión que pudieran tener los periódicos y las televisiones a nivel local y/o nacional. Sin embargo, esta era de conectividad 2.0 ha roto esa  barrera, las redes sociales se han convertido en la plataforma virtual donde cualquier opinión o comentario tiene cabida y donde la difusión es inmediata y global.

Sin embargo, a la hora de comercializar productos, seguimos actuando con ciertas limitaciones que vamos erradicando según avanzamos en el proceso de difusión.

El primer nivel de difusión del mensaje o de la comunicación esta formado por el entorno mas cercano y mas vinculado a nosotros, es decir, la familia y los amigos. Una vez impactado ese nivel, queremos conquistar nuevas fronteras, es cuando nos adentramos en el nivel 2, es decir, compañeros de trabajo, de la escuela, de la universidad, etc. Muchas veces es difícil separar el nivel 1 del nivel 2, es como si estuviesen en el mismo escalón de la escalera, sin embargo cada uno da el matiz de proximidad y cercanía que mejor considere al estado de propagación del mensaje o de la comunicación.

El nivel 3, ya es un nivel de expansión gigante y a la vez descontrolado. Según nos vamos alejando del punto neurálgico, es decir, nosotros como epicentro, perdemos el control y poder del mensaje en cuestión. Una vez llegados al nivel 3, la interpretación y entendimiento del mismo puede diferir bastante de nuestro planteamiento inicial. Son personas que no conocemos directamente, y por ello, no sabemos su forma de entender y actuar, pero que sin embargo son importantes para la aceptación de la propuesta que inicialmente hemos lanzado. El ultimo nivel es la globalidad. Cualquiera, desde cualquier punto puede encontrar nuestro mensaje, puede llegar a querer formar parte de nuestra red de nivel 1 o de nivel 2. Dependiendo de lo atractivo que le parezca el mensaje tendrá mayor o menor calado. Este ultimo nivel es el que mejor feedback nos puede dar, ya que al no exisitir desde el comienzo una vinculación como en el nivel 1 y 2, la libertad que tienen para expresarse con autenticidad y sin veto es poderosísima, aunque también hay que saber leer los mensajes de esa posible interactividad.

Mas que nunca, no estamos solos. Contactar, interactuar esta a golpe de clik, la forma y manera de comunicarse ha crecido en unos términos que hasta hace bien poco eran inimaginables. Pero cuidado con esta puerta abierta, nuestra intimidad la exponemos como si estuviésemos en el escaparate de una tienda. Propagar y expandir es un ejercicio sano, siempre que el contenido del mismo asi lo sea. No queremos ser una plaga, aunque nuestro carácter humano con ganas de notoriedad muchas veces nos hace caer en ese pecado, porque nuestras ansias de “fama” superan muchas veces la esencia del mensaje que queremos hacer llegar. Con cuidado, con respeto y con ética, todo lo que propongamos en este principio de expansión tiene cabida y seguro que genera respuestas positivas, ya sea en comunicaciones o en potenciales ventas.

Erase una vez…un marketero andando por el mundo

imagen

7 de la mañana. Me despierto, me levanto y antes de asearme ya estoy viendo el wasap, el email para estar conectado con el mundo. Mientras desayuno, aprovecho para ver algún telediario en la tele y alguna noticia en el periódico digital de mi Smartphone.

Esto seguro que es una rutina que con mayor o menor medida todos hacemos todos los días. Datos, información. Nos alimentamos de nuestra dosis diaria de ciberactividad digital porque es lo que toca. Es el precio de la comodidad en la que teóricamente vivimos.

Salgo de casa, mientras me dirijo a tomar un autobús que me lleve al trabajo voy viendo como poco a poco la ciudad va despertando. No soy ajeno a todos los mensajes que me bombardean. Vayas publicitarias que nos incitan a comprar. Pantallas digitales que nos indican como debemos vivir. Señales de trafico que debemos respetar.

Señales, señales y mas señales que condicionan nuestra vida, nuestro devenir y sobre todo nuestro estado de animo. Miramos el reloj, y todo esta bien si todavía no son las 9. Vivimos ahorcados a una comodidad subliminal basada en la información, en los bombardeos que sufrimos.

Llegamos al trabajo. Antes de arrancar nuestra jornada productiva, tenemos todavía tiempo para un café con los compañeros, donde compartimos batallas y conversaciones sobre lo que ocurrio el dia anterior en el programa de TV tal, en el fenómeno cual, etc…

Buscamos sentirnos parte de algo. La sociabilidad se ha convertido en algo cuyo dueño y señor son las redes sociales, Internet y las relaciones publicas que ejerzamos con el entorno mas cercano.

Nuestro dia a dia, esta lleno de ejemplos donde el marketing en cualquiera de sus variantes nos susurra al oído. Somos causa y efecto del mismo elemento comunicacional, ese mismo que nos quiere vender el ultimo Smartphone, o nosotros mismos siendo jueces en un blog opinando sobre cualquier tema.

Todos estos comportamientos forman parte de la rutina de lo cotidiano que pintamos con matices digitales y sociales. Todos somos marketing, quizás no nos damos cuenta, pero para cualquier acto en nuestra vida, analizamos información, tomamos decisiones, nos comunicamos y detrás de todo ese se encuentra la ciencia del marketing, una especie de mezcla de muchas cosas, pero todas ellas cuantificables, medibles y analizables. Quizas solo vemos la vida pasar, pero el marketing la matiza, le da notoriedad y crea vínculos afectivos entre nosotros y el entorno que vivimos a través de la comercialización de productos y servicios, a través de la comunicación multidireccional que es el avance mas grande que esta teniendo el marketing del siglo XXI. El efecto propagador de un mensaje mediante la multicanalidad ha desbordado cualquier expectativa previa.

Soy marketero, me dedico a analizar y a investigar estos fenómenos en el mayor laboratorio de pruebas que tiene el ser humano, el planeta tierra, ese donde vivimos y donde actuamos según inercias propiciadas por expositores, marcas, compañías, productos y servicios, gustos preferencias y cualquier devenir condicionante que pueda propinarnos emociones, beneficios, sensaciones o cualquier característica humana estudiada por la psicología, sociología o la antropología. Todo vale para que la ciencia del marketing lo adopte y le de matices con fines comerciales y propagandísticos para el beneficio de….aparentemente todos, aunque la riqueza luego se reparta de manera caprichosa en unas pocas manos. Pero esto es marketing, no estamos hablando de economía injusta. El marketing es un observador de la sociedad, de los tiempos y busca justificaciones y razones a los comportamientos y actitudes de los elementos que lo conforman: clientes, empresas, mercados, etc.

Estoy llegando a casa, la jornada de trabajo ha sido dura, quiero relajarme. Un buen libro recomendado por diferentes fuentes: TV, redes sociales,… puede ser una buena opción. Me tomare mi bebida preferida publicitada en miles de canales. Despues vere mi programa de TV favorito, quien sabe lo que pasara, pero mañana tendre que conversar de ello con mis compañeros de trabajo, nunca se sabe…

Todo esto forma de nuestra rutina diaria donde el marketing sin quererlo forma parte de ello. Sus diferentes elementos impactan nuestra mente, nuestro corazón y nuestra billetera en todo momento, incluso cuando dormimos, pero esto es ya otra canción.

Hasta mañana.

i.heart.marketing

Humanos con recursos y con potencial de hacer las cosas

42832_foto

Recientemente había posteado un blog relativo a la eficiencia de los recursos humanos, o mejor dicho como deben ser esos recursos humanos para que encajen con la melodía productiva de las empresas. No vale ser el numero 1 de un campo o disciplina de conocimiento si eso no esta alineado con las expectativas y pretensiones de la empresa en la que nos desenvolvamos.

A continuación incluyo un documento del articulo publicado en Atlantic International University.

FACEBOOK20CampusMundiMyAIUEnglish