Aprende a contar historias

El arte de conquistar es algo casi tan antiguo como el mismo mundo. Da igual el propósito, la finalidad o el objetivo. Cuando tenemos que llevar a nuestro lado equipos de personas para involucrarles en nuestro proyecto debemos ser capaces de conquistar los sentidos y el alma de las personas para que quieran formar parte de nuestro proyecto.

Para algunos con la incentivación económica es mas que posible que sea suficiente, pero tarde o temprano si jugamos con fuego, con el nos quemaremos, o lo que es lo mismo, si la variable precio es la moneda de transacción y convencimiento para con nuestros equipos, por el mismo motivo que vienen se irán también con el mejor postor, sino somos capaces de activar otros insights mas vinculantes.

storytelling

 

Querer que un cliente compre nuestro producto, querer tener a los mejores colaboradores en nuestro equipo es una especie de melodía de seducción donde la atracción es un circulo cerrado que debemos ser capaces de sostentar y alimentar. Empezando por la personalización, por el interés y beneficio común, por ese extraño sentido que el ser humano quiere y desea de ser parte de algo, de pertenecer a algo que se convierta en importante. Sopesar esta idea tan simple provocara absentismo y una fidelidad hacia la causa de ámbito mecánico. “lo hago porque me pagan”, o simplemente se realiza una transacción económica por tiempo.

La utilidad es importante al igual que la oportunidad. Hay que saber leer las señales para actuar en el momento correcto, pero siempre siendo personas para personas y no objetos de deseo que ahora uso y luego tiro a la basura. La durabilidad de una relación se basa en una contraprestacion de reciprocidad donde la consistencia de un beneficio común e individual coexistan.

No es cuestión de contar cuentos, es cuestión de hacer protagonista de la historia a nuestra audiencia, a nuestros equipos y que ellos conjuntamente con nosotros sientan viva la sensación de lo que estamos manifestando como algo suyo también.

Anuncios

Donde centrar el tiro

Ya es muy conocida y también esta  muy manoseada la estrategia de Customer Centricity por parte de las empresas.

Sus principios básicos son los siguientes:

centricity

Sin embargo la realidad es que el cliente es el centro, pero no de la empresa ni de si cultura, sino de los impactos e interacciones que acometen las compañías con el objeto de deseo denominado venta,

Esta es la verdadera realidad y filosofía que la mayoría conoce y de la que es parte activa. Esta es la mentalidad del siglo pasado y de muchos gurus que proclaman el valor de ser un buen vendedor. Ya no es ser un buen cazador sinónimo de buen vendedor, hay que hacer y dar algo mas, y ese valor incremental proviene por lo que seamos capaces de solucionar antes que vender.

diana-perseguida-por-flechas